Mapas mundi, proyecciones y convenciones

¿Por qué el Norte está arriba? ¿por qué el Este a la derecha? Pues por convención, por costumbre, porque  -salvo excepciones con el sentido de la orientación de una patata- los mapas los cogemos siempre igual y ponemos la flecha que apunta al Norte hacia arriba. Esto no está bien ni mal, no es bueno ni malo, es simplemente una convención que se arrastra desde antiguo, desde los tiempos de Ptolomeo y más allá.

¿Pero por qué si no es más que una convención tiene las implicaciones que tiene? ¿Por qué existe la polarización Norte-Sur? ¿Por qué tantas implicaciones geopolíticas por algo que no deja de ser una convención? Tal vez sea la tripulación de esta nave la que deba volver a plantearse estas cuestiones, deba darle respuestas o plantear nuevas preguntas, que al fin y al cabo es lo importante: la pregunta.

Habría que plantearse también por qué las proyecciones del mundo más extendidas, que dan una predominancia física al norte geográfico frente al sur, no han sido revisadas hasta el siglo XIX con soluciones como la proyeccion de Peters; y por qué estas proyecciones no se han llegado a extender y generalizar.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *